Vaya trabajo de mierda

Vaya trabajo de mierda ha sido la frase que más he repetido al finalizar las entrevistas de trabajo que he hecho en las últimas semanas. El motivo de esto ha sido a causa de las penosas condiciones laborales que se ofrecían, por no decir de risa. Esto me ha llevado a pensar el por qué se ofrecen estas condiciones, ya que son malas y a nadie le gusta trabajar así. Posiblemente, si nadie las aceptara no se ofrecerían y por tanto sería más fácil encontrar un trabajo en condiciones. El problema es que hay gente que sí que las acepta y esa es la causa por las que se ofrecen.

12887529_10207605593730423_951023043_o

                                                                Ilustración: Joel Garrandés

Actualmente, con la crisis social, económica y de valores que se está viviendo, el desempleo acecha en muchos y el temor a sufrirlo también. Esto, causa a los trabajadores evitar situaciones o comportamientos que puedan hacer peligrar su puesto de trabajo. Así que, es mejor aguantar, ser explotado laboralmente, tener un salario bajísimo a fin de mes, pero no perder el trabajo -nótese la ironía-.

Muchos son los empleos en los que no se respetan y no se cumplen los derechos laborales. Difícilmente se encuentran empleos de calidad que sean accesibles para todo el mundo en el que estén asegurados los principios que los trabajadores merecen. Por tanto, si se toleran este tipo de empleos, lo único que se consigue es justificar la intransigencia de los derechos de toda la población trabajadora y del conjunto de la sociedad. Como dato de referencia, más de 15 millones de personas son víctimas de la trata con fines de explotación laboral en todo el mundo según la agencia especializada (International Labour Organization) de las Naciones Unidas.

12899575_10207605518088532_1333849063_o.jpg

                                                             Ilustración: Joel Garrandés

A lo mejor esto te está sonando lejano y piensas que solamente lo sufren los habitantes explotados en África o los niños chinos que cosen balones de fútbol -entre otros- pero no, en España actualmente más de 2,5 millones de personas sufren explotación laboral. Así que, en vez de aceptar trabajos que nadie quiere por las malas condiciones que se ofrecen, deberíamos de denunciarlo ya que lo único que causan son efectos perjudiciales tanto individualmente como conjuntamente.

Advertisements

Este también es nuestro juego

A lo largo de los años el fútbol me ha regalado muchos momentos de felicidad y alegría. Algunos ambién de rabia y frustración, aunque no relacionados estrictamente con el juego o el curso de un partido, sino con el maltrato que como jugadora he recibido por parte de colegiados e incluso instituciones dentro de un club. Esto ha hecho, desgraciadamente, que a veces guarde cierto rencor a un deporte que me ha brindado momentos muy especiales y al cual he dedicado mucho esfuerzo.

10330241_693098440757704_7884703471890145140_n
Fotografía: Samanta Rojas / Pubilla Cases F.C antes de disputar la Copa Catalunya

En España, el fútbol es el deporte más popular y tiene millones de seguidores alrededor del mundo. Claro está que el fútbol español que sigue la gente es el masculino. Las mujeres somos las grandes olvidadas, aunque nuestro esfuerzo sea el mismo, o superior, al empeño que ponen muchos jugadores de primera división, que cobran millones por correr detrás de una pelota. El problema está en que las nosotras no vendemos camisetas. A nadie le importa que el Barça este año esté jugando la Women’s Champions League y, de hecho, esté en cuartos de final o que la selección española del año pasado disputase el primer Mundial de la historia del fútbol femenino español. Las noticias deportivas están para otras cosa, por supuesto.

Lo triste es que, además de ser ignoradas, sufrimos el menosprecio de algunos colegiados o incluso entrenadores, que nos faltan al respeto. Nos llaman niñatas, marimachos y demás adjetivos que menguan nuestra motivación y aumentan nuestra ira. De hecho, la capitana de la selección española femenina, Verónica Boquete, expresó en una entrevista para Jugones, programa de La Sexta, la falta de profesionalidad del seleccionador español y sus continuos reproches a las jugadoras. Ella es una figura pública, pero el maltrato lo sufrimos todas.

El fútbol fue para mí durante mucho tiempo lo más importante, una prioridad. De los 10 años que he dedicado al fútbol, me llevo algunos de los momentos más especiales de mi vida: goles, amigas, entrenadores, risas etc. Pero el continuo desprecio hacia nosotras, jugadoras, me hizo perderle el respeto que le tenía a este deporte. De hecho, el presidente del club al cual yo pertenecía, Pubilla Cases, intentó varias veces boicotear al equipo femenino porque según él “las mujeres no deberían jugar al fútbol”. No importaba que estuviéramos en la máxima división de nuestra categoría y a punto de jugar la Copa Catalunya contra Barça y Espanyol. Pero quizás no vale la pena guardar rencor sino luchar por mejorar la situación. Es por eso quiero hacer un llamamiento a todos aquellos aficionados al futbol para que intentéis disfrutar de este deporte en todas sus variantes. No miréis solo a Messi, las mujeres también estamos en el juego.

Sóc, dic i faig el que tu vulguis

Penso en tu. En què ha estat de tu. Que el destí, vell amic de qui creu en forces superiors capaces de controlar els nostres actes, ha estat del teu favor durant tota la teva vida. Que tot i passar grans sacsejades, et trobes aquí, ara més dèbil que mai, però encara aquí. 

Jo em trobo amb tu. Tot i que estigui al costat del teu llit et trobo llunyana, evadida. Sí, àvia: et trobo apoltronada al llit amb els ulls clucs, sense saber on ets, ni el que vols, ni com et dius. Et toco per donar-te un petó i només fas que apartar-te. No vols res del teu voltant. Només et vols a tu. Siguis el que siguis. 

Sí, ha passat el temps. M’agradaria seguir pensant en el futur com ho faig cada vegada que em plantejo la meva vida, però veure’t a tu m’atura, em fa aminorar el pas. M’he adonat de com és el temps de preuat, que per a tu cada gota compta. Durant aquests últims 6 anys definitivament has deixat de ser el que eres. T’has immers en el teu món i ja no has gosat sortir. I tot el que havies estat? On queda? Em contestaré sola: per tu, en l’oblit. Un oblit etern, que no et permet plantejar-te res del que tens al voltant. M’agradaria saber què en penses de la situació en què vius. Però sobretot m’agradaria saber què voldries per a tu en aquest moment. Ningú més que tu ho sap.

És el moment de prendre decisions. Un moment dur en el que 3 adults d’edat avançada, els teus estimats fills, han de determinar el futur d’una senyora de 90. Quin és el següent pas? Tot està en les seves mans. Sigui el que sigui. Total, ets depenent. S’ha de tenir en compte, per això, que els teus fills porten 6 anys deixant de banda la seva vida familiar per entregar-te-la tota a tu. És per això que els ha sortit la possibilitat d’enviar-te a una residència. “Allà estarà atesa 24h al dia. Podrem anar a veure-la sempre que volguem”, diuen. Per a mi les intencions són unes altres: necessiteu un descans. Sí. Tenen tot el dret a descansar, com tenen tot el dret a fer amb l’àvia tot el que creguin necessari: sigui a millor o a pitjor. Perquè ella és depenent. 

És depenent per caminar, és depenent per menjar, és depenent per fer les seves necessitats, és depenent de totes les decisions que la resta pugui prendre per ella. La legitimitat, per tant, acaba en el moment en què no et pots valer per tu mateixa. La seva voluntat cau pels terres, els seus desitjos, que en tenia, es desvaneixen. 

Recordo que abans d’empitjorar havies demanat explícitament no marxar a cap altra lloc quan arribés el teu moment, que volies quedar-te a casa amb nosaltres. Que se n’ha fet d’això? No té legitimitat. Recordem que ets una persona depenent i que poden decidir per tu, inclús en els moments més difícils. Moments que encara no han arribat però arribaran. I algú decidirà què serà de tu: si estaràs en una habitació amb tot de comoditats i amb una atenció exhaustiva però sense tenir a prop els teus familiars, o bé si estaràs a casa sense una atenció molt professionalitzada però feta des de l’amor i el calor de la gent que t’estima. Si s’allargarà la teva vida artificalment o bé deixaran que t’apaguis lentament. Decisions difícils que tindran en tu conseqüències, que no entendràs però  patiràs. I sí: és difícil per a tots nosaltres posar-nos en el teu lloc, i en una societat tan caòtica, on ens obliguen a prendre decisions diàries i decisives, no ens plantegem les conseqüències morals que tenen les nostres actituds.

I ara, àvia, et recolliran i et portaran a la residència, sense que tu et puguis oposar ni puguis dir la teva. Així de senzill i dur alhora. I ara gaudiràs de les millors comoditats i els teus fills estaran contents. “És el millor que l’ha pogut passar”, diran. Se sentiran aliviats. Una alegria que de ben segur no comparteixes ni entens, però que els teus fills senten teva també, tot i que tu no ho haguessis volgut mai.

Firmat: la teva néta, que sempre ha volgut el mateix que tu.

abuelo-1

L’alternativa al foc

Abans de començar, deixeu-me fer un petit preàmbul. Com que parlaré de l’alternativa jo us dono dues opcions. La primera és llegir l’article, que us robarà uns 6 minuts del vostre temps. La segona, saltar-vos l’article i anar al vídeo del final (Un slowmotion de la meva llar de foc amb una cançó molt maca de fons), que també us robarà els mateixos 6 minuts. Malgrat tot, jo us recomano que em dediqueu dotze minuts, sis per a llegir l’article i sis per a mirar el foc mentre reflexioneu en tots aquells casos de la vostra vida en què, enlloc de mirar cap a una altra banda, heu escollit l’alternativa.


El títol d’aquest bloc resulta, per gràcia o per desgràcia, extremadament visual i metafòric. Jo l’imagino com una noia que gira la cara a l’incendi mirant amb esperança cap al bosc encara verd, sense ser conscient que el foc, si no hi fas res, arriba tard o d’hora. Boja estaria la noia si es quedés allà plantada contemplant l’estètica del bosc, però doblement boja seria si s’encarés ella sola amb l’incendi. Quina alternativa té doncs? Unes quantes, però jo diria que la més assenyada seria córrer al poble a demanar ajuda.

Sóc vagament conscient de la majoria de problemes que creen drames, injustícies, vergonyes i desastres al nostre món, i m’agrada pensar que aquesta consciència m’allunya d’aquells que no la tenen i m’acosta a la solució. Però, per molt que sàpiga quants refugiats han mort ofegats mentre escric aquest text, estic tan a prop de la solució com ho estan els nostres benvolguts líders europeus. Existeixen però alternatives, que et permeten prendre partit en problemes globals, pel tema dels refugiats no sé quines són. En altres camps, en canvi, l’experiència m’ha ensenyat que quasi sempre pots triar entre el dogma i l’alternativa.

Fem-ho petit. Agafem per exemple les queixes recurrents que pots sentir al bar de la nostra estimada facultat. “Aquesta assignatura és una merda” “Per què cony no ens deixen utilitzar els platós?” “El professor fa el que vol” “Això no funciona”. I et queixes, t’acabes la birra, mires cap a una altra banda i te’n vas a casa tot cofoi perquè queixar-se sempre et puja l’autoestima. Però, queixar-se, serveix de ben poc. En el meu cas, vaig agafar l’alternativa d’entrar al món de l’organització estudiantil, la burocràcia universitària i la lluita i defensa dels nostres drets, sense oblidar mai el lleure. Les frases “L’assignatura de Castellà no funciona” “No es fan activitats a aquesta Facultat” o “Per què cony hem de fer classes a l’Aula Magna?” han desaparegut del bar de la facultat.

Ampliem-ho una mica més. Els rols de gènere que “la societat” ens inculca de petits. Dels sis als catorze anys vaig practicar balls de saló. Per què? Perquè un bon dia els hi vaig dir als meus pares vull ballar, i ells, beneïts siguin, no van posar el crit al cel quan el seu fill baró no va voler fer bàsquet o futbol, i no van dubtar a optar per l’alternativa al dogma, que en aquest cas s’endinsa en les més profundes desigualtats entre l’home i la dona. Vaig ser molt feliç ballant i al contrari del que podria passar, mai vaig tenir problemes pel fet de fer-ho. Avui en dia, a les nits al Clap, aprofito amb delit per mi i les meves parelles de ball les lliçons apreses resultants de la meva elecció disjuntiva.

Finalment, per ser una mica crític amb mi mateix, arriba el cas en què vaig optar per l’alternativa i passat un temps, em vaig retrobar amb l’opció dominant com si fos una vella amiga. Parlo de l’alcoholisme generalitzat al qual estem sotmesos. Després d’un període amarg d’introspecció personal vaig decidir ser abstemi. Per què hem de rebentar-nos el fetge cada dissabte? No puc gaudir de la vida sense una constant borratxera? L’abstinència va durar des del passat abril fins al passat setembre, deixant per a la memòria un dels millors estius de la meva vida. La meva renovada alcoholització va coincidir amb la meva entrada al món casteller. A vegades prefereixes la comoditat a l’alternativa.

Segurament podria posar més casos, i espero que vosaltres mentre contempleu el foc, en trobeu més de tres. Els problemes i els desastres són inevitables. Sempre sorgirà una guspira que iniciarà un incendi. Si en som conscients però, podem discernir entre les diferents opcions que tenim per trobar la solució. Si no ho som, girem el cap i ens esperem mirant el bosc a que les flames ens acariciïn els turmells. De tal manera que, quan mirem cap a una altra banda, no només ignorem la problemàtica, sinó que perdem el benefici de la decisió, perdem l’alternativa.


 

 


SOMOS LO QUE PENSAMOS

 

el-cielo-es-azul-3095.jpg

El hecho de mirar hacia el otro lado, hoy en día en nuestra sociedad, es algo que se ha interiorizado en la sociedad. No es de extrañar que todo lo que está sucediendo en nuestra sociedad, tenemos lo que nos merecemos, ni más ni menos. No quiero culpar a los representantes políticos ni a ningún otro estamento que no sea toda la sociedad en su conjunto. Una gran mayoría es responsable de lo que ha sucedido. Sin embargo, tampoco voy a dejar de señalar a una gran parte de medios de comunicación ni a sus grupos editoriales correspondientes.

Hace unos años pregunté la opinión sobre nuestra sociedad, en términos generales, a un investigador de la Universidad Autónoma de Barcelona, con el que coincido en el servicio de actividad física de la mencionada facultad. Me puso un ejemplo bien claro. Me situó en el andén de la estación de ferrocarriles, me pidió que me imaginara la siguiente situación. Un estudiante espera su correspondiente convoy para ir de regreso hacía su casa. En la espera del mísmo abre un bolsa de almuerzo que tenía preparada. Al acabar de comer, tira los papeles, tranquilamente, al suelo sin que nadie le recrimine su actitud. Bien, la misma situación Australia, el pais de origen del investigador, es bien diferente, me relata. El estudiante tal y como tira el envoltorio del almuezo al suelo es recriminada su actitud por el resto de viajeros que esperan en el andén de la estación. Si esta persona no quiere recoger el envoltorio, que en la mayoría de los casos esto no sucede, se llama a los servicios de seguridad privada de la estación que tomarán las medidas oportunas con el estudiante. La moraleja, me relataba el investigador, es que finalmente, estos dos estudiantes algún día dirigirán una empresa y en el peor o mejor de los casos, una Administracíon pública.

A buen entendedor, pocas palabras bastán. El problema que tenemos en nuestra sociedad, creo y pienso, es la educación. Nuestro problema, o el de la gran mayoría, reside en una falta de educación y valores en un nivel más que alarmante.  Amigo lector si has trabajado en el mercado laboral, como es mi caso en los últimos dieciocho años, ves la gran cantidad de personas que hay al mando de empresas y departamentos con una nula capacidad y el peor de los casos, con una educación a un nivel degradante. No creo que nuestra eduación resida en los estudios que hayamos tenido el privelgio de cursar, ni mucho menos. Creo en la educación como un principio universal que debe regir toda sociedad.

Las Administraciones de este país, son el claro ejemplo de lo relatado anteriormente. El más insultante nivel intelectual y de eduación a los mandos de un país, Comunidad Autónoma o  Ayuntamiento. Personas que deciden por el resto de las representadas con unas consecuencias tremendas a nivel nacional y, desde luego, a nivel de prestigio internacional. El problema, amigo lector, reside en como los medios de comunicación han educado a generaciones y generaciones de personas. El resultado, lo presente señores, ni más ni menos. El ser grotesco, vulgar, simple y primitivo como es el caso de la corporación Mediaset, siendo, creo, el principal responsable y creador de la telebasura el Sr Sardà. Del mismo modo, como el deporte ha sido el principal reclamo de la tradición romana, pan et circenses, de entrener y educar a la plebe, en la más absoluta y pura ignorancia.

Seguramente, una gran mayoría, prefiere mirar hacia el otro lado. Eso es lo fácil. Seguramente, más de un lector, se ha identificado con ese ciudadano que no recrimina la actitud de una persona en un andén. He aquí el problema. Si como sociedad, preferimos, mirar hacia el otro lado, en este aspecto tan, aparentemente,  insignificante, en otros aspectos el resultado el lo presente, repito. Tenemos la responsabilidad de dar un cambio de rumbo total a nuestra sociedad y para ello debemos de dejar de depositar la gran responsabilidad de la educación en los medios de comunicación de masas.

Mirar hacia el otro lado, significa perjudicar a todas las generaciones que tienen que venir, es ser egoísta pero sin clase ni inteligencia. Si somos lo que pensamos, pensemos en mirar hacía delante con una actitud constuctiva basada en la cultura y sentido común.

Qui estima la terra no la destrueix

pano illa plana

Illa Plana, Port de Maó. Font pròpia

El paisatge de Menorca està patint una de les transformacions més grans en les darreres dècades. No és una transformació fortuïta, fruit de l’erosió de la roca calcària per la tramuntana o l’aigua salada, no. És una transformació que han decidit fer amb ciment, a través d’una obra faraònica a la carretera general, encoberta pel nom de “Millora de la Me-1”. El poble menorquí ha mostrat el seu descontent davant d’aquests fets pel gran impacte mediambiental que suposa una obra així en una illa tan petita com és Menorca.

No es va escoltar el poble (que estrany) i el ritual de les obres va començar amb la Primera Fase de millora de la ME-1, que va ser així: tot just a l’inici es va talar una superfície verda equivalent a 21 camps de futbol (quatre arbrets de res). 21 camps de futbol, en una illa que de punta a punta fa 45 km de llargada. Es diu ràpid. A continuació, es va encimentar una part del terreny, que va costar el mòdic preu de 11.000.000 euros (que equivalen a unes 1526 ajudes de 600 euros durant un any sencer). Finalment, es va construir una macroestructura de formigó que havia de ser el fonament per construir una de les tres rotondes previstes a doble nivell. A doble nivell, és clar, per a la seguretat de tots. Per a la seguretat de tots en un tram de carretera en el que la DGT va demostrar a l’informe anual que hi havia 0 punts negres.

La terra que ens ha vist néixer

Navega enmig de la mar

Com una barca perduda

No la deixeu naufragar

Tota aquesta primera fase, actualment, està en recessió per la decisió del nou govern de cancel·lar les obres. És motiu d’alegria, és clar. Però on hi ha hagut ciment, ja mai més hi podrà néixer vida. I és que la naturalesa no hauria de ser motius de polítiques que la malmetin, sinó de polítiques de protecció i preservació. La terra és mare, i l’hem de cuidar com cuidem la nostra pròpia mama.

Son Pons

Son Pons, zona on estaven previstes les obres. Font pròpia

¿No se puede hacer nada?

Cada día, cuando vuelvo de la Universidad de camino a casa veo una imagen que me resulta realmente alarmante. Una ciudad cubierta de una niebla oscura. Y no, esta ciudad no es ni Barcelona ni Madrid. Es Sabadell, el quinto municipio más poblado Catalunya. Y esa niebla se extiende a lo largo de kilómetros al norte y al sur, creando una especie de franja que abarca desde la ciudad de Granollers hasta Molins de Rei.1200x630_320192_italia-toma-medidas-contra-la-polucion

No se trata de una caso aislado, esta imagen se repite a lo largo de todo el globo terráqueo de una forma alarmante. Por no mencionar la contaminación de los mares y océanos por agentes químicos o radiación. O la deforestación masiva y sin escrúpulos  de  selvas y bosques. Pero a nosotros, los humanos, nos parece importar bien poco. Estamos preocupados en cosas más importantes como quién será el próximo presidente de nuestro país, si Cuba por fin verá fin a su bloqueo económico, si Donald Trump ganará las elecciones o cuanto ha costado el último anuncio de la Superbowl. Pero en nuestra ignorancia o voluntaria ceguera no nos damos cuenta de que no habrá un próximo presidente, una Superbowl o una Cuba libre en un mundo en el que la raza humana apenas pueda sobrevivir, con los recursos agotados y un ambiente absolutamente tóxico.

aguachina

El Rio Amarillo (China) teñido de color rojo debido a los vertidos de las indústrias textiles

Gran parte de la responsabilidad en este problema la tiene los medios de comunicación. Cada vez cuesta más ver noticias relacionadas con algo tan sumamente relevante como el futuro de nuestro planeta y las desgarradoras consecuencias que tiene la acción humana sobre este. Lo que me lleva a preguntarme por qué motivo el cambio climático no parece ser lo suficientemente importante para aparecer en las portadas de los periódicos y los titulares televisivos. A mi parecer los responsables de los medios saben que como espectadores nos incomoda el tema, ya que todos somos responsables de la situación a la que se ha llevado nuestro planeta, y por lo tanto no están dispuestos a ofrecer un mensaje que no haga sentir a gusto al espectador.

Por otro lado también juegan un papel importante en el terreno las élites políticas y las élites económicas adheridas a ellos. Estas no estarían interesadas en que a los ciudadanos se les despertara la consciencia medioambiental de forma real, ya que esto llevaría a un cambio masivo en los hábitos de producción y de consumo. Y como consecuencia verían mermado un sistema en el que ellos son los máximos beneficiarios en pos de uno mucho más igualitario. Y encuentran en el ciudadano un cómplice ideal, que prefiere mirar para otro lado y fingir no ver la obviedad que se presenta ante sus ojos. cumbre-del-clima-paris-2015

Esto me lleva a tener aun un poco de esperanza, ya que si hay un momento para que se lleve a cabo una transformación de la consciencia humana mundial es este. Un momento de crisis económica y de replanteamiento de nuestras propias bases sociales y económicas. Curiosamente este es el momento en el que tenemos la gran oportunidad, quien sabe si la última, de cambiar nuestros hábitos de consumo en pos de una transformación que no lleve a frenar la destrucción a la que estamos sumiendo el planeta y, con un poco de suerte, conseguir una sociedad mundial y global mucho más igualitaria.

Micromachismos: no apartes la mirada

photo-1453974336165-b5c58464f1ed

Ya lo dijo John Lennon: vivir es fácil con los ojos cerrados. Pero va siendo hora de abrirlos.

Cuando vivimos en un país en el que la media de mujeres asesinadas por violencia machista es de una a la semana, es evidente que algo estamos haciendo mal. 

Mucho se ha hablado sobre tomar medidas para frenar la ola creciente de violencia hacia las mujeres en los últimos meses: Partidos políticos han intentado aplicar estrategias -inútiles- ; se ha abierto un debate para reducir el nombre del Congreso de los Diputados a, simplemente, El Congreso; y hasta se ha cambiado de género a los Reyes Magos en las cabalgatas de Navidad. Pero todo eso es intentar tapar el sol con un dedo.

Nuestro problema como sociedad es mucho más profundo que la posible invisibilidad que pueda acarrear el decir los plurales siempre en masculino; y está muy arraigado.

Existe una pirámide de causalidades mucho más compleja, donde los micromachismos son la base y el inicio de todo.

 

Captura de pantalla 2016-03-23 a las 12.13.16

Pirámide de violencia

Los micromachismos son prácticas diarias de violencia sutil y aceptada hacia las mujeres, tan cotidianas que pasan desapercibidas, y que sin embargo, son la raíz que sustenta todo lo que que viene a continuación en la cadena. Son actos pequeños, tópicos inofensivos a primera vista, prejuicios, que, a base de repetición, se sumergen en el consciente colectivo y generan la idea de desigualdad e inferioridad de las mujeres respecto a los hombres. Tan legitimadas que a veces hasta nosotras caemos.

Pero es hora de decir basta. Mujeres y hombres: no miremos hacia otro lado. La realidad nos da una bofetada en la cara cada vez que aceptamos ser las mujeres las que siempre recogemos la mesa en una comida familiar mientras los hombres se atrincheran en el sofá, cada vez que reímos con un chiste ofensivo hacia el género femenino, cada vez que dejamos que se establezcan relaciones de poder donde quedamos silenciadas.

No somos pasivas, no necesitamos héroes ni más películas que apoyen lo contrario. No necesitamos a alguien que nos diga que nuestro vestido es demasiado corto o demasiado largo. O que deberíamos usar  más vestidos. No somos frágiles, no estamos hechas de metáforas. No necesitamos un cuerpo de bikini para ir a la playa. No queremos que nos halaguen comparándonos con otras, no hemos aceptado ninguna competición. Podemos pagar la cena. No queremos que nuestra pareja tenga que ser el sustento de la familia. Nuestras opiniones son válidas, nosotras también hemos marcado la historia. Nuestro tiempo libre no es el momento para realizar tareas domésticas. Lavar los platos es tarea de todos, no nos están ayudando si lo hacen. Los celos no son una nueva forma de decir te quiero.  No queremos ser nosotras el objeto de atracción para que tu discoteca se llene por la noche, ni para que tu canal tenga más audiencia. No queremos cócteles gratis para ser nosotras el producto. Queremos caminar libremente de madrugada. Queremos vivir.

¿Es mucho pedir?

EL CINE QUE NO SE VE.

EL CINE QUE NO SE VE. (por Albert Nogueras Rincón)
Cuando preguntamos a alguien si le gusta el cine, la respuesta es obvia.Pero realmente, vemos todo el cine que se produce o únicamente vemos solo aquellas películas, que a la industria le es rentable comercializar.
Es decir, ¿llega todo el cine propiamente interesante a las pantallas?
Cada año, a lo largo y ancho de la geografía mundial se suceden una serie de eventos cinematográficos llamados “festivales”.De entre ellos se podrían resaltar festivales con un largo bagaje como son Cannes, Toronto, Venecia, Donostia o Berlín, en los cuales se presentan tanto películas enmarcadas dentro de los géneros cinematográficos más reconocibles(o los que conforman una gran parte del cine más “industrial”) así como propuestas donde impera una mayor autoría de quien las realiza, además de propuestas muy novedosas por lo arriesgadas o radicales de estas en sus formas o temas a plasmar.
A estos festivales, hay que sumarles otros que apuestan por géneros más acotados o concretos, como vendrían a ser el Festival de Cine Fantástico de Sitges (convertido en todo un referente mundial) el Festival de Sundance (escaparate del cine “indie”), donde han emergido directores que actualmente son todo un referente dentro de la cultura popular cinematográfica, así como otros festivales cuya única apuesta es a través del formato documental, donde el DOCSBarcelona, podría ser señalado como uno de los mejores valedores de éste formato, tan en alza en los últimos años.
A todo lo mencionado, si se llevara a cabo un ejercicio retrospectivo sobre todas aquellas películas que han sido premiadas o aclamadas tanto por crítica como por público, a lo largo de las diversas e independientes trayectorias que gozan cada uno de ellos, nos Casa_de_tolerancia-483060589-large[1]encontraríamos con el hecho, de que un gran número de películas no han tenido exhibición o en el peor de los casos, distribución dentro del mercado cinematográfico.
De entre estas últimas películas, solo por nombrar algunas de las más recientes se podrían mencionar “Surveillance” de Jennifer Chambers Lynch, película ganadora en el Festival de Sitges del año 2008, “L´apollonide” (2011) de Bertrand Bonello, película recuperada en la retrospectiva llevada a cabo por el “D´A” (Festival Internacional de Cinema d´Autor de Barcelona) el pasado año 2015, así como la espectacular “Enter The Void” (2009) del director Gaspar Noé, cuya proyección se pudo disfrutar tanto en el Festival de Cannes como en el Festival de Sitges de ese mismo año, sin llegar a tener distribución comercial en salas ni en formatos de consumo doméstico.
Esto solo sería una pequeña muestra de todas esas películas que no llegan a los espectadores por los canales habituales, pero la lista podría llegar a resultar inabarcable.
Por lo tanto, deberíamos plantearnos si la industria cinematográfica y consecuentemente los distribuidores tienen un problema con nosotros, los espectadores, o sencillamente nos ningunean.
Quizás, todo se reduzca al temor de un posible rechazo masivo por parte de los espectadores ante propuestas arriesgadas, ambiguas, radicales o quizás, sencillamente se deba a un “ninguneo” por parte de la industria, dando por hecho que los espectadores que vendrían a conformar “la masa de consumo popular”, no estarían preparados culturalmente para aceptar productos de esas características. Enter the void
Así, al cine que popularmente se conoce como comercial o popular, sería sumamente interesante que la industria ofreciese otros “productos” como serían las muchas y diversas películas que se proyectan en los diversos festivales (independientemente del género o temática que traten) además de añadir algunas propuestas cinematográficas, que provienen de la propia industria y no se publicitan o distribuyen lo suficiente.
A todo lo mencionado con anterioridad, el hecho de ofrecer o añadir otras propuestas cinematográficas a lo ya conocido, podría llegar a forzar un tratamiento más trabajado, sobre muchos de los rasgos que caracterizan a las películas de aspecto o temática más comercial, y que de bien seguro, la mayoría de espectadores agradeceríamos.
En conclusión.Hay un cine que no se ve y que nosotros, como espectadores y personas culturalmente inquietas, deberíamos llegar a atisbarlo y como no, exigirlo.